sábado, 11 de noviembre de 2017

[en algún punto de la segunda mitad de 2016]



Me gusta pensar mientras me mezo en la barandilla el porqué en mi hogar de niña no hay balcones pero sí ventanas y un despacho.

Me gusta pensar mientras me alzo sobre la barandilla cómo podría apoyar a la ruina de barrio con mi ruina. 

Me gusta pensar mientras me aboco apoyando mi cintura en la barandilla, que volé el mismo día que soñaste con un pájaro enorme en tu chepa. 

Me gusta pensar que caigo desde el 5o y reviento contra el suelo mientras tú duermes y el pájaro enorme vuela.

té frío - YARA GUERRERO

No hay comentarios:

Publicar un comentario