lunes, 30 de mayo de 2016

la fatiga

Coco

Que la yaga
creada por la manía placentera y dolorosa
de rascarme el paladar con la lengua 
sea el principio.

Que el rojo violento del cielo de mi boca 
se fusione 
con la presión en mis sienes, 
con el efecto pecera 
y las venas viole(n)tas de mis párpados.

Que el bucle continúe uniendo
la hinchazón de mis ojos con la sal seca en los dedos 
mordidos por la sedienta boca donde nació el bucle.

Que la vuelta
llegada a mis manos 
siga arrancando cabellos como cura, 
contando cardenales por fatigas 
y acercando mis rodillas a mi pecho 
acelerado 
hasta hacerme desaparecer.