domingo, 8 de mayo de 2016

ciudad dormidero




15 minutos me ligan al sosiego
la (in)utilidad
y la pérdida de consciencia onírica.

12 kilómetros me liberan de la queja
la genética
y los aburrimientos incompatibles.

Carretera a una ciudad prestada
que no me ha visto crecer
pero sí empezar de cero. 


Poema e ilustración para el fanzine: Vivir en la ciudad