jueves, 1 de octubre de 2015

Sonríe, tenemos visita.

Bathroom Stories6 - Pilar Castro


vuelvo a casa con el sabor de las cosas que no salen como esperas
con el sabor de las cosas que decides dejar 
que decides antes de que tu misión pase a ser la de complacer a los demás 
la de complacer sacrificándote en silencio 
silencio antes de entrar al punto de la insatisfacción sin retorno
insatisfacción en la que parezco adentrarme de todas formas

es la segunda vez que me siento en el váter hasta que se me duermen las piernas 
hasta que se me duermen porque este es el único rincón de mi casa 
el único rincón de mi casa en el que no pertenezco a mi casa

es la segunda vez que me atrevo a abandonar un lugar en el que no quiero estar
contando con los dedos los granitos de la cara interior de mis muslos 
contando con mis dedos y pensando con los ojos puestos en el sumidero del bidé
con mis ojos puestos en el sumidero del bidé si no podría haber sido de otra manera 
otra manera agradable que no acabara conmigo fracasada
fracasada y firmando la nulidad emocional para dejar de serlo


11 comentarios:

  1. Qué identificada me he sentido con tus palabras...

    No sé si refugiarse eternamente en esa nulidad emocional consigue que esa insatisfacción pase a segundo plano. O hay que tirarse de cabeza a la bañera para despertar. ¿Qué duele menos?

    Un besito

    ResponderEliminar
  2. Pues te dejo un abrazo y no más palabras, que ya lo has dicho tú, mejo imposible.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Animo!...
    Prueba y error hasta llegar a la perfeccion o su eterna busqueda, sea lo que sea, tu sigues consiguiendo al menos la claridad para convertir y crear. Al menos sigues siendo capaz de emocionar y al menos asi no sentirte vacia.

    ResponderEliminar
  4. En esa soledad en un baño, uno siempre encuentra suficiente agua para ahogarse...

    ResponderEliminar
  5. Al día siguiente el váter deja de ser váter y el fracaso solo es un tropiezo. El final no existe, todo es un eterno retorno.
    Abrazos :)

    ResponderEliminar
  6. Todo plan exige un espacio para la improvisación. Quizás podría ayudar sólo planear el punto de partida y desentenderse del punto de llegada.

    ResponderEliminar
  7. Tengo una sensación extraña y similar a lo que describes con ese rincón de la casa. Parece que esas paredes cerámicas con una acústica especial son un recipiente perfecto para llorar las penas y amarguras. Con lo que si no estoy de acuerdo es con aquello de los fracasos. Los fracasos no son tal si algo se aprende de ello... son experiencias de vida, donde más crecemos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Algo semejante me sucede cuando me siento a escribir y dejo pasar el tiempo con la mirada fija en la pared. Blanca como el papel. Blanca como la pantalla vacía. Como la mente blanca.

    Decidí escribirle un poema parecido a éste. Resonancia.

    ResponderEliminar
  9. Muy hermoso, tan sencillo,tan profundo.. Me encanta leerte! (estuve mucho tiempo ausente)

    ResponderEliminar
  10. me ha encantado la pasión que tienes en poner las letras juntas
    me ha gustado enormemente como escribes

    ResponderEliminar