lunes, 18 de mayo de 2015

TUMEFACTUM


Leo sobre       dolor y abismo
niños sin amor y decadencia
deseo y brevedad
túnel y aislamiento
agobio y catástrofe


Leo
con los ojos hinchados
                                    no pienso en otra cosa
y los fotografío,
los comparo, los toco
y los humedezco.

Despego mis párpados,
los estiro con mis dedos
y me arranco las pestañas.

Acerco el lápiz
                       subrayador de nostalgias
de la mesilla hasta mi córnea 
y la toco 
y escuece
y aguanto
hasta que un pestañeo involuntario
me quita el derecho a castigarlos
por estar atiborrados de pena
por estar encarnados de flojedad.


Cierro mis sentidos con fuerza
y me duelen por dentro.

alfileteros de inutilidad
son mis ojos
alfileteros de inocencia

6 comentarios:

  1. ay qué maravilla! es la belleza de lo tremendo! esos tres últimos versos cierran con precisión un poema sin un solo exceso..Precioso!

    ResponderEliminar
  2. Maldita la costumbre de los ojos de ser cataratas hacia dentro.

    ResponderEliminar
  3. Bella forma de decir el dolor, el dolor voluntarioso e inevitable.

    ResponderEliminar
  4. Como decía Hernández por doler, me duele hasta el aliento.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Como hecho artístico me parece genial, pero en la vida real no está bueno acostumbrarse al dolor.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  6. Desgarrador e intenso. Me ha encantado la forma en que has descrito el dolor, el que a veces es tan difícil ponerle palabras y no gritos.

    Besos

    ResponderEliminar