martes, 31 de marzo de 2015

no quiero salir de la cama!



estoy cansada 
de leer orgasmos 
y cicatrices

del sexo 
como sinónimo de pureza 
cuando 
mi coño 
no
es 
la vida 
ni mis orgasmos 
cicatrices

.

la enfermedad 
no sólo nace 
de las alas rotas 
de un pájaro

a la sangre 
le sobran versos

se me ha metido 
en los ojos 
la soledad por asesinato
y
escuece 

.

el sexo 
no 
es 
colirio 
si no te abrazan 
mientras duermes

9 comentarios:

  1. Incluso esos abrazos tienen fecha de caducidad.
    Cuando el tiempo arrasa los escenarios con los que nos autoengañamos mientras vivimos, te das cuenta de que siempre hemos estado solos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Nuestra necesidad de no sentirnos solos cada día cuando cae la noche y parece que nos vamos a morir.

    Espectacular el final, un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. El sexo es esa guerra en la que mueres y renaces. Te pierdes para encontrarte después más ligera pero más llena. Una guerra en la que luchas por la paz, paz que encuentras en la reconciliación tras los mordiscos, en los abrazos por la espalda y en las buenas noches anticipadas.

    ResponderEliminar
  4. ahh maravilloso encuentro este! Vengo a agradecer tu comentario,y me enamoro de este espacio...me quedaré por aquí también yo!
    Qué enorme poema este!

    ResponderEliminar
  5. Buen final, buena reflexión. Lo de los clavos que sacan a otros clavos, pueden ser salvavidas en espacios cortos de tiempo, pero nunca llenan; lo que cala de verdad, es que se sienten a tu lado cuando te has caído, y como dices, te abracen cuando te has dormido.

    Besos

    ResponderEliminar