martes, 13 de enero de 2015

NO (QUIERO)

(rabbit) creature comforts - Buntoo


Estoy enganchada al quiero 
y a la promesa de convertirse en tengo
Al primero lo he visto muchas veces, 
pero al tengo que debe venir
para complacerme y no volver a aparecer
no lo he visto casi nunca.

Así, 
las llanteras los momentos de celos,
las cosas a medio los días en bata, 
las uñas mordidas los meses sin regla, 
y los bultos en el cuello las estaciones apáticas 
son ejemplos carnales de esta 
metamorfosis-espejismo 
que duele y amenaza ausencia.




Lo peor es que conociendo su condición de herida, sigo echando sal queriendo (sin querer) que quiero no exista para aprender a respirar y deshacer la afonía.

5 comentarios:

  1. El amor puede ser autodestructivo sin que nos demos cuenta. Puede ser que entre el quiero y el tengo haya una linea más corta, solo que a veces, lo que queremos nunca va a llegar a ser lo que tengamos, y hay que saber verlo.
    Un bonito poema, con ese juego de palabras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hay que saltar de la zona de confort para llegar al "tengo", y no siempre es fácil, hay que querer, pero de verdad. Como eso de, cuidado con lo que deseas, que luego se cumple. Dejar de lado todos los monstruos, y decir: "puedo".

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Creo que mi vida también es un 'quiero y no tengo' en bucle...

    ResponderEliminar
  4. Deshacer la afonía. Me quedo con esa imagen.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Qué triste son algunas cosas que no sabemos cómo manejar, ¿verdad?
    Muack
    Agnes.

    ResponderEliminar