jueves, 2 de octubre de 2014

Cáncer en mi/tu pecho

Mataste mis papilas, las bañaste en metal.
Vulcanizaste mis encías, provocaste su erupción.
Hiciste temblar mis dientes, agrietaste mi paladar.
Insensibilizaste mis labios, les arrancaste el color.
Tiznaste mis mejillas, las moteaste.
Desprendiste mis pestañas, te quedaste con ellas.
Hundiste mis ojos, los oscureciste.
Me robaste cada pelo de mi insegura piel.
Anestesiaste mis dedos, me muteaste el tacto.
Usurpaste mis uñas, plantaste allí tus hongos.
Me hiciste perder unos kilos y me diste la sensación de pesar el doble.
Congelaste mis latidos, helaste mi sangre.

Me desterraste de mí, llevándote al ingrato pasajero que viniste a buscar. Ese conjunto de proliferantes células bastardas con nombre propio cuyo eco, más doloroso que cualquier voz, se atrincheró en mi mente durante toda tu intensa y desgarradora estancia. Bebiendo de mis lágrimas, alimentándome de desesperanza y arropándome con presentes fríos. 

Ahora, sin miedo a nostalgias, comienzo mi reconquista. 
No habrá un yo que cambie o detenga mi rumbo. Son 5.000 millas náuticas las que me quedan para gobernarme galardonada con el mayor símbolo de amor y lealtad. 
Una golondrina tatuada en mi renacido pecho. 


Escrito bajo la piel de una 1ª persona.


Travis Bedel

4 comentarios:

  1. Gracias por no dejar de sorprenderme. Soy afortunada por contar con tu fuerza titanica entregada en abrazos dulces y letras escritas con la pluma caída de tus alas. Te quiero

    ResponderEliminar
  2. Pasó un tornado, pero tus ruinas son preciosas...

    ResponderEliminar
  3. ¡Es una pasada! Es tan doloroso y sin embargo, tan fuerte.
    Lo importante es mantenerse en el lugar donde uno quiere estar. Luchar contra el mundo, no dejarse abatir jamás.Viento en popa y a toda vela :)

    Miss Carrousel

    ResponderEliminar
  4. Muy intenso, da que pensar... cómo enfrentarse a algo así. Estancarse, hundirse, deprimirse... o luchar, seguir caminando, enfrentarse.
    Siempre la segunda opción, claro, pero... aún así se necesita de mucha valentía para salir de algo tan destructivo.

    Besos.

    ResponderEliminar