domingo, 14 de septiembre de 2014

Efímero.

"Echar de menos" es una locución verbal transitiva, como transitivo es el mismo estado de añoranza.

En septiembre esta locución está tan presente como la cola en las librerías, el saneamiento capilar, la marca del biquini en la espalda o el overbooking en los gimnasios. Podemos verla escrita en futuro sobre tarjetas de despedida. Oírla en pretérito perfecto compuesto saliendo de boca de algún compañero de clase extremadamente sensible que se ha pasado el verano pensando en ti. O decirla bien fuerte y en presente a través de Skype.

Pero claro, todas estas formas verbales no tienen la fuerza y la corta temporalidad de un tajante pretérito perfecto simple.
"Te eché de menos", quemando el ahora, rompiendo un largo silencio que existió pero se hizo latente una vez muerto.

Seung Mo Park



6 comentarios:

  1. Son preciosas tus letras y qué razón tienes. Que bonito que te digan que te han echado de menos.
    El detalle de la marca del biquini en la espalda me ha encantado!
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Pero es bonito, ¿no? que alguien te eche de menos y no de más...

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Transitivo, pretérito perfecto, valentía, sinceridad... todo ello es un mundo de unas simples palabras como "te echo de menos".
    Echar de menos y la añoranza también es temporal por mucho que se prolongue. Acudirá de vez en cuando.
    Todo efímero.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. profundidad verbal... besos y que nos sea leve la vuelta al cole!

    ResponderEliminar
  5. Me gustan las personas que utilizan la Palabra como tú: domándola a su antojo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. quizás en el silencio resida la respuesta a los tiempos verbales, quizás en el ahora, quizás en el latir del corazón

    ResponderEliminar