lunes, 25 de agosto de 2014

Mancillar el blanco.

Caducó el verde 
al plegar los ojos
Caducó


Fermentó el ocre
al cortar el iris
Fermentó

*

Fugó el violeta
al cerrar la boca
Se fugó.


Floreció el grana
al quemar los labios
Floreció.

Imágenes de Laura Makabresku


6 comentarios:

  1. Hola!!
    Menos mal que has parado por mi blog porque así he podido conocer tus preciosas palabras.
    Tras la oscuridad y los ojos empañados, siempre llega el arcoiris y las sonrisas vuelven a florecer :)
    Me ha encantado.
    Besitos. Y nunca hay que darse por vencido :)

    Miss Carrousel

    ResponderEliminar
  2. Estos colores como síntomas inequívocos del infierno... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué belleza! Ovaciones a este poema y sus imágenes.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Quizá hay que volver a abrir la boca y los ojos para crear nuevos colores...

    Besos muchos.

    ResponderEliminar
  6. Hola,
    Que entrada más bonita, me encanta
    Te sigo!
    Besos

    ResponderEliminar