domingo, 8 de septiembre de 2013

1 de Septiembre de 2013

Imagen de Google

Vuelvo a tierra firme tras navegar varios meses por el mediterráneo sobre una colchoneta hinchable, haberme evaporado y haber sido acogida por las nubes que me escupieron sin piedad en los Picos de Europa, me absorbió la tierra y salí en forma de lagartija para quedarme escondida en el agujerito del alfeizar de la ventana, pero un viento huracanado me subió a la estratosfera, perdí la figura y caí aquí, en la casa de un alfarero con ganas de trabajar.

3 comentarios:

  1. En cierta forma es heroico... Todo un recorrido apoteótico... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ojala la manos del alfarero sean las mejores.

    ResponderEliminar