sábado, 16 de febrero de 2013

TACHÓN.

Escribía en las contraportadas de los libros de texto, en mi diario, en las últimas hojas de la agenda, en el pupitre, en los folios arrugados que pasaban de silla en silla y volvían a mis manos con los dibujos asquerosos de Dani, la letra adornada de María, los lápices a dos colores de Estef, los cotilleos sobre Laura y Tomás, las conversaciones que parecían jeroglíficos y la cara de Don Antonio, clavadito a Tom Hanks, clamando al cielo.
 
Ninguno de nosotros se planteaba qué estaba escribiendo, porqué, quién era él para escribir eso y mucho menos quién iba a leerlo.
Sin embargo, ahora, 9 años después, mi imaginación no vuela, revolotea con la pata enganchada a un arnés que cuelga de mi mano, porque pienso qué escribir y no escribo lo que pienso.



7 comentarios:

  1. He estado un mes pensando qué escribir y quedándome ahí anclada. Te comprendo tan bien...

    (pero se pasa)

    ResponderEliminar
  2. Ya volverá la inspiración. Te lo aseguro. Lo que ocurre es que andamos muy distraídos últimamente con esto de la tecnología y todas las cosas que ahora hacemos sin querer hacer (como ir a la universidad y estudiar cosas que sirven para llenar el curriculum pero que no nos interesan en realidad). Se gasta mucha energía haciendo esas cosas en contra de nuestra voluntad. No tenemos la suerte de poder dedicarnos exclusivamente a eso que nos interesa y a nada más como fue el caso de Virginia Woolf o Anaïs Nin que escribieron diarios de manera muy extensa. Suerte de todos modos.

    ResponderEliminar
  3. Se escribe en todas partes, y adonde te agarre una idea, dejala tatuada...Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Entonces no pienses y sólo escribe, dispara sin abrir los ojos y puede que al final del dia encuentre a uno o dos fusilados por las palabras de tu fusil.

    ResponderEliminar
  5. Consiste en reaprender a no juzgarse. (Pero también, después de años me cuesta no juzgarme).
    Pero dejamos que fluya...

    ResponderEliminar
  6. Creo que no escribimos, algo nos escribe. Cuando le viene en gana. Algo nos hace vivir y algo nos mata.

    P.S. Qué mejor que un corazón tibio y palpitante para volver a recomponer la vida, Chica D.?

    ResponderEliminar
  7. LA INSPIRACIÓN TAMBIÉN TIENE ALMA, Y SABE CUANDO UTILIZARNOS. EXCELENTE PLANTEAMIENTO.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar