domingo, 24 de febrero de 2013

Cuando desapareció el arte de humedecer la yema.

Diego López
 
Recuerdo su dedo de monja torcido cómo un esqueje, lechoso, huesudo, frío, con la uña limada hasta rozar la yema.
Lo veo alzarse con velocidad hacia su lengua granulada, que asoma tímidamente la cabeza entre ese par de dátiles maduros. Acaricia con precisión milimétrica (adquirida con el hábito y años en la escuela) varias de sus papilas humedeciendo el dedo exento de saliva y rápidamente, sin ni si quiera mirar el libro, pasa página.
 
Volaron las hojas del calendario como arrastra el viento las suyas a los árboles caducos. Su dedo ya no esqueje si no rama seca, pasea por letras sin tinta, olvida rozar el papel y viaja por mil historias escritas en el mismo rincón.
 
Cuando desapareció el arte de humedecer la yema, nació el lector de libros electrónicos.
 
[Obra presentada al I Concurso de Relato Breve "El dios Tecnología" - Si tenéis cuenta en Facebook o Gmail, VOTAD aquí ]

8 comentarios:

  1. Jajaja, en verdad... es sublime, ya te vote y espero que tengas mucha suerte. La historia lo merece y has sabido englobar lo viejo y lo nuevo como pasa un año y sus estaciones.

    ResponderEliminar
  2. es más duro para los ojos el libro electronico.

    ResponderEliminar
  3. Te voto...por la muerte de la sensibilidad...

    ResponderEliminar
  4. Un aplauso!
    me ha encantado, espero que la gente sepa admirar la calidad de tus metáforas, son fantásticas

    ResponderEliminar
  5. Votada estás, aunque no soy nada fan de que muera el arte de humedecer la yema!

    ResponderEliminar
  6. Suerte! aunque soy total detractora del libro electrónico... ;)

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Me quedo con el arte de humedecer la yema. No quiero llegar al libro electrónico...

    Saludos

    Mario

    ResponderEliminar
  8. UN CIERRE MUY CONTRADICTORIO.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar