domingo, 7 de octubre de 2012

Kame Hame Ha

¿Por qué cuando estás a punto de invocar una lluvia de hachas o volarlo todo por los aires tienes que encontrarte con antiguas compañeras de clase que te cuentan algún rollo que no te importa; con niños que lloran; viejas que sonríen, saludan y te miran a los ojos esperando iniciar una conversación; con tu padre que te interroga sin querer saber la respuesta a nada de lo que pregunta; con horarios mortales que desafían al tiempo; con un calor infernal en pleno octubre y sin gas en el mechero?

4 comentarios:

  1. mmmmm, a mi no me pasa. En todo caso y en contadas ocasiones, lo único extraño que sucede es que aparece el gran gorila gigante invitándome a que monte en bicicleta. Ya ves.

    ResponderEliminar
  2. Punto número uno: siempre he creído que hay en algún lugar un hijo de la gran puta -llamémoslo X o Dios- vigilándote que desea que seas una pobre infeliz.

    Punto número dos: El usuario que ha comentado arriba fuma hierba de la buena.

    ResponderEliminar
  3. Siento lo del calor infernar... era el último subidón del veranillo de San Miguel.

    Respecto a lo de la lluvia de hachas. La proxima vez que te ocurra, dale a aceptar a la confirmación de seguridad y arrasa a todo, viejas, niños, desamigas, etc... Pero no te olvides de grabarlo, siempre necesitaras una prueba de que cayeron del cielo.

    ResponderEliminar
  4. Así ha sido mi fin de semana, en cambio el lunes ha empezado de una forma maravillosa.

    PD: Lo peor lo del mechero, sobre todo si sólo tienes ése xD

    ResponderEliminar