jueves, 26 de abril de 2012

De miradas usadas y dientes torcidos

Tribute to Emmanuel Sougez - Srta. Demakrada


Estaba hecha con los ojos del yayo, la sonrisa de padre, el tronco ancho de la abuela y las piernas cortas de mamá.

Llevaba el pelo estilo Amelie, se maquillaba como Marilyn y vestía como la versión femenina de Curt Cobain.

Tocaba la trompeta como Louis Amstrong, pintaba noches estrelladas de Van Gogh y escribía idéntico a Kafka.

Hablaba como mi tía Juana y gemía como su vecino del cuarto.

Sus resfriados eran anuncios de Frenadol, su cuarto sacado de los 70 y sus pesadillas como los bonitos sueños de Tim Burton.

Hablaba con la soltura y el descaro de House, tenía el liderazgo de Hitler y la expresividad de un bicho palo.

Su vida social era tan movida, cambiante y destructiva como el terremoto de Lorca y sus contactos tantos como los seguidores de Lady Gaga en twitter.

¿Que cuál es su nombre? No lo se, solo es una réplica en el ahora de un ella que no existe.



10 comentarios:

  1. Joder. Me dejas entregado y jadeante.

    ResponderEliminar
  2. Parece un tal Terremoto, o quizá, el Demonio de Tasmania...

    ResponderEliminar
  3. Justo cuando ya estaba con la libreta en la mano para copiar el teléfono me entero lo de la replica y la inexistencia... Bueno, no va a ser la primera vez que oiga sobre las extravagancias de una replica inexistente, soy humano.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Quizás te esté esperando la verdadera tras una esquina cualquiera :)

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Me quedo con ganas de más. Ponle un nombre!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Apoyo el comentario anterior, queremos saber algo más!! :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Quizás si que existe y es tan real como la cifra de la gravedad en la tierra o alguna constante cuya cifra aun se mantiene vigente.

    Puede que ella este ahora, aunque dormida en el cuerpo en que habita, la distancia entre el momento y la existencia es un paso en la dirección idonea.

    ResponderEliminar
  8. joder, he sentido un escalofrío en la nuca...por suerte no puedo llevar el pelo al estilo Amelie ni toco la trompeta ni mucho menos escribo como kafka...seguramente ha sido el viento que se cuela por la ventana! ;)

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Somos un puzle hecho de referentes, hay poco que inventar, pero si arañamos un poco en la pintura que nos envuelve y miramos debajo, nos damos cuenta de que con toda esa mezcla de señas de identidad cogidas de aquí y allá, se crea algo único que nos define y nos hace únicos.Hermoso rincón el tuyo.

    ResponderEliminar