jueves, 1 de septiembre de 2011

Y... ¿qué es echar de menos?

¿Porqué un lunes a 37º a la sombra, sentada en el sofá derritiéndome el cerebro frente al televisor, con el aire acondicionado dándome en la nuca, en plena penumbra producida por unas cortinas de un marrón totalmente opaco, un recuerdo fugaz se planta ante mis ojos produciendo una actividad no deseada en mi cerebro, haciendo que lo que antes era una escena de seis de la tarde en pleno agosto en una ciudad sin playa y casa sin piscina, sea un melodrama de una chica que pasa las tardes aburrida, sola y solo piensa en la presencia de aquella persona que, totalmente idealizada, la sacaría de su abatimiento y la sumergiría dentro de una preciosa escena de tarde de verano?

¿Porqué un mismo lunes, con algún que otro grado menos, sentada frente al ordenador mirando el salvapantallas y deslizando la mano sobre el ratón suavemente creando esos endebles cuadrados azules, mi mente no produce nada más que nuevos cuadrados? ¿Por qué no se me pasa ni una sola anécdota, ni una sola palabra, acción, olor, sonido que me recuerde a nada ni a nadie? Y es más, de pronto, ¿Por qué algo hace que pueda llegar a pensar en la añoranza de algún lunes mejor y la simple idea de que eso pueda suceder produce tal rechazo que me desvía de los cuadros azules y me lleva a dormir la siesta?

La respuesta: RECHAZO.

Mi defensa: Sigo siendo VELEIDOSA y mi vida en el caos no se hunde, pero sostiene demasiado peso.

11 comentarios:

  1. Quería comentaros varias cosas, lo primero, la fotografía es de Kême (mi tía) y la que sale en la imagen soy yo hace algún añito, la razón de esta foto es el título de la misma, Veleidosa
    [http://www.flickr.com/photos/keme-vs-delirium/]

    La segunda cosa que quería decir, es que no suelo escribir nada autobiográfico, adoro los cuentos, pero esta vez sentía que debía ser directa porque empiezan a haber demasiados cambios en mi vida, noto que no los termino de encajar y esto tan personal y a la vez tan poco me sirve mucho.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  2. El corazón elige y la mente se descontrola. Habrá que seguir trabajando el autocontrol. Bonita foto. Beijinhos.

    ResponderEliminar
  3. Hola, la verdad me ha gustado lo que he leído.

    Son preguntas que en algún momento todos nos hacemos, o por lo menos la mayoría se pasea por el concepto de la rutina...!!!

    Creo que para que sucedan cosas hay que moverse... pero el tema del rechazo, en algo importante también... ese el ancla, la mochila, el grillete, etc.

    O jala que esta entrada te ayude a asimilar los cambios en tu vida.

    Muy bonita la foto y la modelo...
    Visitaré la Pagina que expones.

    Saludos.
    Cristofer.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho tu comentario Cristofer, me hace plantearme una serie de cosas y llegar a ver que lo positivo de esto, es que el problema ya lo he visto y la forma de ocultarlo también, ahora solo queda operar o buscar una máscara más fuerte.

    ResponderEliminar
  5. El problema es que estas vacaciones están siendo demasiado largas, Nacho :]

    ResponderEliminar
  6. jajaja... el mato d la hipocresía, se mete hasta los tuetamos y sin darte cuentas, hasta tu misma creerás en todo asimilando conductas y sentimientos auto impuestos...!!! Te lo digo yo... que ya hace rato me pesa esa mascara, o coraza que me he creado...!!!

    Saludos.
    Cristofer...

    Vi la pág.... hay fotos bastante interesantes... me ha gustado, es buena.

    Saludos a la autora o las autoras.

    ResponderEliminar
  7. Odio las vacaciones, tienen esos efectos. En cuanto el tiempo libre abunda y la actividad cerebral se normaliza al cumplir las horas de sueño reglamentarias las horas empiezan a pesar más, a hacerse más espesas y difíciles de digerir.
    Pero la añoranza es sólo una puta barata que ni siquiera acaba el trabajo, así que no vale la pena.

    ResponderEliminar
  8. La insatisfacción del presente a veces nos lleva a una extraña y engañosa nostalgia de un pasado mejor que lo que tenemos ahora, de un mañana que no llega y extrañamos aunque aún no lo tengamos. Todo está cargado de expectativas. No permitas que se escape el momento actual, el instante, el segundo, no te encierres en la jaula de un pasado que ya no existe ni de un futuro que no ha llegado. Vive hoy, sin esperar nada del mañana y sin cargar con toda tu vida anterior.
    Todo empieza por la conciencia y la aceptación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Las palabras de Dahlia me parecen tan acertadas que poco me queda por añadir... Siempre pensamos en pasados mejores que el presente y de ese modo, dejamos de ver la belleza a lo unico real, el aqui el ahora. El ahora mio es estar frente a un ordenador pasando un rato de aburrimiento, y entonces encuentro este texto, que me toca, me hace pensar, no cambio este momento, porque ahora mismo soy consciente de las personas que escriben como tu, que sienten como yo, que intentan expresar su humanidad... Y ni que decir tiene, que me gusta mucho tu forma de escribir... Un saludo.

    ResponderEliminar