domingo, 18 de septiembre de 2011

El Creador de Sueños

Cuenta la historia que hace muchos años existía un enano viejo, que juraba haber visto a las decisiones cambiar de color. Afirmaba, saber el color de todos los caminos, los que él había seguido, los que se habían extinguido, los que estaban por venir y los que tú seguirás algún día.

Tenía una especie de cabaña hecha con ramas florecidas en la que vendía calcetines por las mañanas y por las noches contaba cuentos. Estaba cerca del río, un río poco caudaloso, pero en el que habitaban toda clase de anfibios.

Al anochecer desde las afueras podías oírle tocar un bango fabricado con el caparazón de una tortuga y las tripas de algún pequeño mamífero, mientras por los senderos se acercaban habitantes de los alrededores a oír sus peculiares historias.

Cada una de ellas se desarrollaba en un lugar distinto, un lugar inexistente, descrito solo por texturas, colores, sabores, olores... que cada uno de los pueblerinos transformaba a su antojo creando una pseudo-realidad. Sus historias, no eran historias, sino sueños. Sueños que no solían tener sentido si plasmásemos sus palabras en un papel, pero que por el contrario, despertaban en el subconsciente algo más que la propia conciencia.

El enano a medida en que hablaba podía notar como las dudas del pequeño Godi se empezaban a teñir de rosa, o como la desconsolada Betty lo veía todo en blanco y negro. Llegaba a ver miles de puertas, unas cerradas y otras abiertas; un sin fin de plantas, cada cual más extraña que la anterior; caminos empedrados y de tierra; seres mitológicos mezclados con personajes reales e historias pasadas que en la mente de algunos no tenían el mismo final.

Pero la peculiaridad de esto era que una vez acabado el cuento, todos los presentes tendrían el don de conectar con su alma sin necesidad de estar dormidos.

Y se harían llamar los Eternos Soñadores.

6 comentarios:

  1. La ilustración está sacada de un cuento ilustrado que me leí hace poquito que se llama El país del Rey de los espinos. Os dejo el enlace http://elpaisdelreydelosespinos.wordpress.com/cuento-ilustrado/

    ResponderEliminar
  2. Te sigo, volveré para seguir leyendo, ahora, el deber y la resignación me llaman (más bien chillan:)
    Gracias por tu comentario y la sonrisa :)

    ResponderEliminar
  3. Fabuloso. me encanta la capaacidad de imaginar que tienes. Yo no la tengo, yo simplemente me dejo llevar, te sigo tambien!

    y voy a visitar al ilustrador/a

    ResponderEliminar
  4. Bueno... me gusta.
    lleno de colores y de ilusiones...
    EN fin.

    saludos.
    Cristofer.

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado esta pequeña historieta.
    Porque todos tenemos la capacidad de soñar, de imaginar y ser felices.
    Todos podemos hacer realidad nuestros sueños, la clave está en tener la certeza de que es posible.


    Ciudadana del mundo.

    ResponderEliminar