jueves, 7 de julio de 2011

Se abandona, lo abandona, la abandonan.


No sabe porque, no sabe como, no sabe cuando. Lo único que tiene claro es EL ABANDONO.

Se levanta temprano, la noche la ha pasado dándole vueltas a un tremendo asunto: qué hará en vacaciones. Tanto tiempo libre, tantas cosas en las que aprovecharlo, tanto el que perder y tanto el que ganar. Que no sabía por donde empezar, y sigue sin saberlo.
Ella toca la guitarra, va a clases en el conservatorio.
Ella escribe, recibe cursos a distancia.
Ella lee, le encantan los relatos cortos.
Ella hace fotos, tiene una Reflex que no sabe usar.
Ella organiza salidas, sin dinero en los bolsillos.
Ella pedalea por las mañanas, sin moverse del sitio.
Y termina volando, suspendida en el desánimo.

Se siente tan dispersa, desubicada. Nunca se ha podido centrar en una sola cosa y no cree que lo haga, por un lado le gustaría cambiar y sentirse con ganas de ponerse delante de un plato de lentejas y no levantarse hasta acabarlo; pero por el contrario le encanta su tremendo caos, su anti-monotonía desquiciante y a veces desoladora, su cuchara llena de gazpacho a pesar de tener delante una sopa caliente que ella misma acababa de preparar.
Es joven y se siente bien con su alma, pero ¿por cuánto tiempo? Ha abandonado tantas cosas, ha resurgido en tantas otras y ha comenzado otras tantas, que lo que teme es que el abandono termine ganando y la desidia se apodere de su cuerpo amontonado en un rincón frente al televisor que permanece apagado.

4 comentarios:

  1. La ilustración es de Laura Wächter - http://www.novacontigo.com/index.html

    ResponderEliminar
  2. Hola linda... la frase que esta en la imagen es algo realmente cierto... La felicidad no te quita los problemas.

    Pero, ¿Cómo llegamos a ese auto abandono?
    Lujan dice que todos los poetas somos melancólicos, yo digo que: no se si todos, pero si somos una mayoría.

    ¿Será ese tránsito que hay de una cosa a la otra? ¿Tan delgada es la linea divisoria ente la melancolías y la depresión... entre la privacidad y la desolación... entre la libertad y el libertinaje? En fin.. Me cuestiono muchas cosas.


    En fin... no se que parte de tu relato desencadeno todas esas preguntas en mi...

    Creo que es: Lo abandona, Se abandona, la abandonan y es por que primero sin darnos cuenta se deja lo que te tenemos, luego lo que somo y cuando no damos la talla, quedamos solos. (Sólo es apreciación personal)

    Saludos.
    Cristofer.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que tu apreciaciacón, me da ke pensar. Pero te puedo justificar, el por qué de ese orden: se abandona, lo abandona, la abandonan. Primero cae en abandonar lo que es, lo que le lleva a abandonar lo que le hacía ser una persona y por ultimo, como bien dices, sin ser personas no merecemos estar acompañados.

    Pero es solo mi forma de verlo y creo que hay muchas más. Gracias por tu comentario :)

    ResponderEliminar
  4. Tiene momentos hermosos este texto...

    ResponderEliminar