sábado, 16 de abril de 2011

La existencia del cocodrilo


¡Basta de represiones y lamentos!-dijo el cocodrilo cansado de llorar en cuanto abría la boca.
De repente vio a un pececillo que saltaba intentando coger las moscas que revoloteaban por el río. Al ver al cocodrilo tan apesadumbrado, le preguntó "¿Qué te ocurre?"; a lo que él contestó: "Quisiera ser más emprendedor, hacer cosas nuevas." El pez cansado de viajar solo toda su vida, le preguntó: "¿Por qué no me acompañas a dejar los huevos a la desembocadura del río?". El cocodrilo aceptó.
Cuando llegaron cerca del mar, el cocodrilo decidió que estaba cansado, a esa vida se acostumbraría demasiado rápido, y eso no le gustaba. Quería acción, diversión.
A todo esto que pasaba un mono por allí que jugaba entre las palmeras del otro lado de la playa, y lo oyó, el mono le dijo: "Ven conmigo unos días, vas a ver lo que es diversión, y... harás muchos amigos." El cocodrilo aun con miedo a no ser aceptado por aquellos mamíferos, decidió seguirlo. Pero finalmente, viendo que no podía acompañarlos en su frenética actividad se despidió de ellos aún más decepcionado y triste.
Estando de vuelta en el río, oyó un suave revoloteo encima de su cola, se giró y vio a una bella mariposa, ésta, la cual había visto los intentos desesperados del cocodrilo por acabar con todo aquello que le hacía parecer melancólico, antisocial e inseguro, le propuso un cambio: "¿Por qué no haces cómo yo y dejas atrás el pasado convirtiéndote en alguien diferente?, hermoso a tus ojos. Nadie puede hacerte parecer diferente, solo tú mismo." El cocodrilo no contestó, se hundió bajo el agua pensando en la monótona y vacía vida del pez, en la inagotable y simple vida del mono y en el cambio radical de vida de la mariposa.
Y solo ayudado por ellos, pudo recobrar el sentido de su existencia y decidir que a partir de ese momento solo iba a volver la cabeza atrás para decir adios, sería más espontaneo y renunciaria al miedo de equivocarse o ser rechazado.

11 comentarios:

  1. me gusto me gusto. Ese miedo al rechazo y el querer encajar y cambiar para ser aceptado.Cada uno es como y no deberiamso cambiar.un besoo

    ResponderEliminar
  2. exacto, pero siempre ke el cambio no sea a peor... a veces viene incluso bien :) Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola de nuevo, he de decir que esta entrada la veo algo floja. Pero me gusta mucho esa idea tuya de hacer pequeñas fábulas nuevas. Saludos y, ya sabes que te leo ;)

    ResponderEliminar
  4. Pues gracias y tienes toda la razón del mundo, a mi tampoco me termina de convencer, tengo escritas varias cosas más, pero están sin pulir y no kise renunciar a mi regla de una entrada por semana =/

    ResponderEliminar
  5. me encantan las fabulas, y los cocodrilos! bonita entrada, un saludo :D

    ResponderEliminar
  6. Coincido con "escritor 1", aunque yo no soy quién de juzgar a nadie. Además, nadie nace aprendido.
    De todas formas me ha hecho gracia y he pasado un pequeño momento entretenido gracias a ti.
    Carpe diem!

    ResponderEliminar
  7. pues gracias por ambas cosas, tanto lo positivo como lo negativo me ayuda a ir creciendo :) Voy a pasar a visitarte Ana ^^

    ResponderEliminar