sábado, 2 de abril de 2011

Cambiando la piel


Arrastraba su cuerpo frío y húmedo por toda la casa. La pisaban, y se dejaba pisar. Porque esa era su misión, había sido creada para subir la autoestima de la gente miserable, para satisfacer los deseos de todo aquel que pudiera levantar la cabeza más de treinta centímetros del suelo.

Al fin y al cabo solo es una ley de compensación, unos levantando polvo para que otro se lo trague. Pero era ignorante, les convenía que lo fuera, ¿quién sabe lo que es capaz de hacer una mente vacía y engañada cuando se le da el poder de entender y opinar? Mucho daño, un daño ajeno que crea un agujero en la persona atacada dejando así que la conciencia se cuele y arremeta desde dentro, donde duele.

Así pues, el enorme problema llega cuando la conciencia de estas personas decidió dimitir hace años y en esos casos hace falta algo más que un discurso con coherencia y alguna que otra lagrimilla. Se pasa al terreno inhumano y ese es casi-imposible de franquear.
Tan pendientes de aquellos problemas creados por nosotros mismos, por ese individualismo forjado en la idea de que progreso es acabar con todo lo "viejo", entendiendo como anticuado el frescor del monte, el olor de la playa, pegar patadas a un balón, dar un abrazo o quitarse el reloj de la muñeca. Nos hacemos generadores de estrés, depresión, ansiedad, trastornos alimenticios, ignorancia y grandes dosis de un falso progreso material que nos desvincula de nosotros mismos y nos enferma día a día; tanto, que nos llega a dar miedo asomar la cabeza por la ventana no vaya a ser que nos salpique la mierda de otros, sin parar a pensar que por muy "independiente" que creas ser, el hombre es débil por naturaleza y necesita de alguien o incluso de una idea para sentir que tiene utilidad, que lo que hace no es una "locura".

Hay que cambiar muchas pieles y quemar muchas otras. Hoy empezaré por la mía.

10 comentarios:

  1. cuanta razón tienes Señorita, si acabamos con lo poco natural que tenemos donde nos vamos a refugiar cuando estemos apurados, cómo vamos a encontrarnos si destrozamos nuestro alrededor??

    Me gusta tu blog, lástima que le dediques poco tiempo :(

    ResponderEliminar
  2. muchas gracias por tu comentario y, ya me gustaría dedicarle mucho más tiempo, escribir más cosillas y tal pero ahora estoy algo agobiada con los estudios de bachiller y la selectividad D= Pero este verano espero darle un acelerón positivo a este rinconcito :D

    ResponderEliminar
  3. muy linda y cierta la entrada, siempre necesitamos de alguien o algo para sentirnos bien o incluso seguro... q triste =(
    me gusta muxiximo tu blog...

    ResponderEliminar
  4. muchisimas gracias!! voy a echarle un vistacito al tuyo ;)

    ResponderEliminar
  5. muchas gracias por seguirme ! me encanta tu blog, un grato descubrimiento señorita demakrada :)
    abonada quedo a este pequeño hueco de literatura, me encanta ! :)

    ResponderEliminar
  6. oohhhh me encanta.
    cuanta verdad nunca seremos totalmente independientes siepre dependeremos de algo.. saludos(:

    ResponderEliminar
  7. aunke nos cueste creerlo, te mando un abrazo enorme Elizabeth ;)

    ResponderEliminar
  8. Joder, me encanta, en serio.
    Un beso, te sigo! ;D

    ResponderEliminar