viernes, 18 de marzo de 2011

Matisse y el viaje a lo paralelo.


Y llegó el día en que no tenía fuerza ni para abrir los ojos, tenía tendencia a la depresión, desde pequeña, pero había aprendido a controlar las situaciones. A sacar la alegría de la reserva, la máscara de la cartera y el buen humor de la despensa. Aunque últimamente se le hacía imposible, las reservas estaban bajo-mínimo, le habían robado la cartera y la despensa estaba llena de hormigas, y aún así esto no le sirvió de excusa para pasar cada segundo de su vida activa, no parándose a pensar.
Llenaba la mente de textos, de música, de nombres, de historias con final féliz y ríos de chocolate. No tenía tiempo para analizar la situación, para reparar el motor que la mueve y darle una puesta a punto.

El sofá era su perdición, encendía la tele y de repente su interior la colapsaba de mensajes, de imágenes, de retos, de conejitos blancos que corrían royéndolo todo. Y caía.
Y cayó.
La realidad de su interior era más nítida que el exterior. No pudo soportarlo más y se dirigió a las escaleras con el corazón en la sien, las piernas le pesaban el doble de lo habitual y notaba las manos dormidas.
Eran las 21.30, decidió acostarse, pensó que todo había sido por el viaje en coche, agotador.

Empezó a darle vueltas a todo, a la frase de uno, a la última nota del examen, a su cuerpo descuidado desde hace más de un mes, a la imagen que proyectaba al exterior y el fuerte olor a podrido inundó las fosas nasales hasta impactar en su cerebro.

Despertó ahogada en lágrimas, sin camiseta y con la ventana abierta. Se incorporó de un salto y tan rápido como lo hizo, se desplomó, miró el móvil, tirado en el suelo junto a las sábanas y tenía más de treinta llamadas perdidas de mamá. Ya era domingo.
¿Había estado acostada dos días?-pensó. Aún seguía mareada, susurró un"Hola" para comprobar su tono de voz y lo notó distorsionado, pero ya no sabía si era cosa suya o si necesitaba un poco de agua.

Estaba asustada, lo último que recordaba fue un profundo brote de ansiedad, tristeza, odio y rabia que había acabado con sus uñas, mechones de pelo entre sus manos y trozos de cristal en sus zapatos. Aún era de noche, la casa estaba vacía, se percibía un suave olor a mar que sirvió para tranquilizarla y para ayudarla a olvidar el fuerte olor a meado que desprendían sus pantalones. Tenía la boca seca, los labios cortados, el pelo sucio y el estómago vacío.

Recordó que solo había ido a casa para despejarse, para olvidarse de las últimas agotadoras semanas llenas de hiperactividad emocional imposible de calmar, y sin embargo fue en ese lugar, en ese silencio, en esa soledad cuando su alma machacó a lo corpóreo en el segundo asalto. Ya no era dueña de su Yo.

Hoy vuelve a acostarse a las 21.30, ha engordado, tiene los ojos rojos, su respiración es profunda y jadeante, la habitación está llena de preciosos cuadros con aires de Van Gogh, algunos pintados incluso en la pared, sobre los muebles, incluso en el techo.
Vive en el sueño eterno, en una realidad paralela y maravillosa de la que no quiere salir y a la que muchos querríamos entrar aunque solo fuera a dar un largo paseo.

8 comentarios:

  1. En mi mesilla del salón, un libro de matisse gobierna junto a la lámpara...
    Tu blog tiene mucho que decir... sigue así !
    Bs

    ResponderEliminar
  2. Tu comentario es muy gratificante Jorge ^^

    ResponderEliminar
  3. Explícito, profundo, duro, terrible... sencillamente genial, he podido imaginar cada palabra :)

    ResponderEliminar
  4. me encanta, me encanta(: me senti tan identificada con algunas cosas...
    tu blog es tan genial
    saludos te sigo :D

    ResponderEliminar
  5. Cuando las raices de la realidad de tu cabeza rompe las baldosas de tu realidad de las manos, las baldosas se rompen y tropezás.. te caes.
    Y los moretones se van.. pero las cicatrizes no, y aveces ni el mejor maquillaje es capaz de esconderla.

    Hay que darse un tiempo para escucharse, para entenderse y para ordenarse. Las paredes existen, y es facil llevarselas puestas.-

    Saludos para ti, me gusto mucho!

    ResponderEliminar
  6. un comentario precioso, y muchísimas gracias ^^

    ResponderEliminar